Interesante informe que hace la gente de Carrier sobre el aire acondicionado en tiempo del COVID; en este informe resumen brevemente el concepto, al caso de un restaurante en china,  las mejores practicas  y algunos tips fundamentales a considerar en la instalación y mantenimiento de aires acondicionados en áreas de trabajo, restaurantes, oficinas, etc.

Una generación de investigación y experiencia ha demostrado que, cuando se mantienen y funcionan correctamente, los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) pueden reducir la propagación de los virus. Estos sistemas críticos de construcción no sólo proporcionan comodidad térmica sino que, según la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE), también pueden mejorar la resistencia a la infección

La Sociedad Americana de Microbiología (ASM) ha abordado recientemente la cuestión de la transmisión de COVID-19 en el «entorno creado» (BE), definido como los edificios, automóviles y otros entornos interiores en los que la mayoría de los seres humanos pasan más del 90 por ciento de su vida cotidiana.2 Según el informe, hay varios factores de transmisión importantes que promueven la infección en estos entornos creados, entre ellos la densidad de ocupantes, la cantidad de actividad e interacción social y el contacto humano con superficies abióticas.

Junto con estos mitigantes primarios, los sistemas de HVAC funcionan en un entorno creado para suministrar aire confortable, limpio y recapturado, mezclar en niveles saludables de aire fresco, y contener o extraer contaminantes. Los sistemas de suministro de aire pueden reducir la transmisión de virus a través de la filtración en línea, algo que los profesionales de HVAC son capaces de evaluar.

Los sistemas de aire acondicionado también son críticos para mantener niveles saludables de humedad. «Mantener una HR (humedad relativa) entre el 40% y el 60% en el interior puede ayudar a limitar la propagación y la supervivencia del SARS-CoV-2 dentro del BE», sugiere la ASM, «mientras se minimiza el riesgo de crecimiento de moho y se mantienen hidratadas e intactas las barreras mucosas de las personas»

Mucho antes de COVID-19, el Movimiento de Edificios Saludables había comenzado a medir y mejorar la calidad del aire en el entorno construido para mejorar la productividad y la salud. De los nueve cimientos de un edificio saludable, cinco se relacionan con la CVAA, incluyendo la calidad del aire, la ventilación, la salud térmica, la humedad, el polvo y las plagas. «Ya no hay razón para economizar en el flujo de aire y la filtración», dice John Macomber de la Escuela de Negocios de Harvard. «Es una forma barata de ayudar a la gente a ser más saludable».

hvac covid servcio
Soluciones aire hvac data center

Las mejores prácticas de HVAC

Como se ha mencionado anteriormente, los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado y el entorno creado pueden desempeñar un papel importante en la prevención de la propagación de los virus. Para asegurar la adecuada pureza del aire interior, un buen sistema de CVAA debe incluir algunos o todos los siguientes elementos:

  1. Ventilación (controlada por la demanda): Cuando el aire exterior no se suministra a través de dispositivos separados, el sistema HVAC debe suministrar aire exterior en función del tamaño/uso del espacio. Siempre que sea posible, el sistema de CVAA debería incluir un sensor de dióxido de carbono u otros contaminantes para calcular y corregir en tiempo real la cantidad de ventilación necesaria. Es importante tener en cuenta que el aumento de la tasa de ventilación puede causar un aumento de la carga, y la unidad de CVAA, si no tiene el tamaño adecuado, puede no ser capaz de proporcionar suficiente capacidad de refrigeración.
  2. Filtración: Los filtros se clasifican según su capacidad para capturar y retener partículas de diferentes tamaños. El estándar de la industria es una calificación de Valor Mínimo de Eficiencia (MERV). Los filtros con MERV >13 tienen una capacidad significativa para capturar materia particulada (PM) y partículas más pequeñas. Los filtros HEPA son aún más eficientes y pueden capturar bacterias y virus. Tenga en cuenta que hay importantes compensaciones a considerar: cuanto mayores sean los requisitos de filtración, mayor será la caída de presión del aire y el tamaño del filtro. Por esta razón, el sistema de gestión del aire del HVAC debe ser cuidadosamente dimensionado en función de los requisitos de filtración.
  3. Otros dispositivos de calidad del aire interior: Hay numerosas tecnologías disponibles para reducir la presencia de contaminantes. Se pueden instalar luces ultravioletas, oxidación fotocatalítica ultravioleta, ionización, plasma, electrostática activa, carbón activo y otros componentes para atacar específicamente los compuestos orgánicos volátiles (COV), las bacterias y los virus. Algunas de estas opciones pueden estar disponibles como partes integrantes del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Distribución del aire

  1. La tasa de flujo de aire, la velocidad del aire y la dirección del aire descargado por la unidad de aire acondicionado deben ser cuidadosamente controladas. El objetivo es tener una distribución uniforme de la temperatura en la habitación y evitar velocidades del aire superiores a 40 fpm en el espacio ocupado, evitando así las corrientes de aire y el riesgo de transportar partículas de una parte de la habitación a otra.
  2. La cantidad total de flujo de aire debe calibrarse adecuadamente a la capacidad de enfriamiento de la unidad (a menudo se cita una práctica óptima en América del Norte de 200-400 pcm/tonelada). Además, la capacidad de enfriamiento de la unidad no debe ser ni demasiado grande ni demasiado pequeña en comparación con la carga de enfriamiento del espacio.
  3. La ubicación de la salida de aire, la orientación del aire y la intensidad de la velocidad del aire en la descarga tienden a determinar el flujo de aire en el espacio y deben ser optimizadas. Cuanto más se sople el aire directamente a un área ocupada, más tendremos un efecto de «enfriamiento puntual» y peor será la distribución del aire. Por otro lado, una distribución ideal se logra: (1) ubicando la salida de aire en una posición que asegure un buen flujo de aire, pero que no sople directamente al espacio ocupado; (2) asegurando que el aire tenga la posibilidad de viajar y expandirse antes de llegar al espacio ocupado.

Puedes descargar el informe completo de: carrier